Fat city

Hace tres días abandonamos Denver para adentrarnos en las Rocosas por la Interestatal 70, que las cruza de este a oeste, desde Colorado hata Utah. Que una autopista de cuatro carriles cruce la cordillera más alta de Norteamerica te permite evitar mareos y parar a comer una hamburguesa en Wendys junto a un outlet de Ralph LAuren a más de 3000 metros.
Conducimos sin prisas, dejándonos adelantar por camiones remolcando casas prefabricadas y moteros en Harley Davidson. En el arcén crecen margaritas silvestres de color amarillo y delante nuestro las montañas rojas y peladas.

image

La vía del tren y el río Colorado serpentean junto a la autopista, y a medida que descendemos la temperatura va subiendo. 33, 35, 38°C… El calor es seco y los dos tenemos los labios cortados.
Al llegar a Glenwood springs, antigua población minera con aguas termales y hoy balneario turístico,  abandonamos la I-25 y el Colorado y tomamos la carretera en dirección al sur, remontando un afluente del río. Son las 4 de la tarde y sobre nosotros reina un cielo espectacular, un mosaico de nubes  largas arañadas por  montañas escarpadas y árboles sin movimiento. No sopla nada de aire. Los carteles de alerta de riesgo de incendio estan en todas partes. A medida que descendemos al sur la carretera se adentra en un ancho valle, con ranchos a cada lado, Y al fondo,  el mount Elbert, marrón, grande, imponente.
Una carretera secundaria nos lleva hasta Woody Creek, una pequeña población a orillas del río Roaring, a unas diez millas de Aspen. Woody Creek se hizo conocida en los 80 porque el escritor Hunter S. THompson, el autor de Miedo y asco en Las Vegas, estuvo viviendo aquí y decidió presentarse como candidato a sheriff de Aspen.

image
Woody creek tavern
image
Carlos en la Woody creek tavern

La verdad es que yo no he leído nada de Hunter Thompson, pero mi amigo Ramón habla tanto de él y del periodismo gonzo, que me puse a investigar. Así descubrí que había vivido aquí, y que también se suicidó aquí. Hunter Thompson era un habitual de la Woody creek tavern, una cabaña-cervecería junto al río, recubierta de fotos y recortes de periódico. Nos detenemos a tomar una cerveza y conversamos con Reagan, un hombre fortachón, de unos 50 años, rubio, de ojos.azules y mirada ligrramete bizca, y  piel curtida por el sol. Es de San José, California, y se mudó a Woody creek hace unos 12 años.
“Pasé de  surfear a hacer hiking por la montaña y estoy encantado. Soy feliz en Colorado”. Está con los amigotes. Bebe Budweiser y me enseña unas fotos de su nieto en una cascada. “There is nothing like Colorado”, insiste. Se acuerda de haber hablado alguna vez con Hunter Thompson antes de que se suicidara.  En su campaña electoral para sheriff, Thomspon llegó a proponer que Aspen cambiase de nombre a Fat City,  burlándose del pijerío y la especulación immobiliaria de la estación de esquí.
Woody Creek está lejos de ser un lugar esnob. Reagan tabajaba en la construccion pero perdió su trabajo con la crisis.Confía en que Obama saque adelante la economía americana. “Quiero volver a etar orgulloso de mi país”; dice.

image
Woody creek

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s