“Lo siento, es puré de guisantes”

El pasado fin de semana estuve en Norwich, en Reino  Unido, visitando a unos amigos. Por motivos ajenos a mi voluntad (todavía hay gente que sobrevive sin wifi en casa y sin estar enganchada a Internet) no he podido  freíros a crónicas. En lugar de esto, comparto  algunas conclusiones:
– Empiezo a chochear  y creo que pronto no estaré capacitada para viajar sola. Estreno el viaje olvidando mi tarjeta Visa en la máquina expendedora de billetes del Aerobus y por miedo a perder el avión llego con dos horas de antelación al aeropuerto para un caca vuelo de Ryanair. Un par de horas en la fantasmagórica y vacía Terminal 2 son suficientes para plantearse si construir la nueva T1 valía la pena.
– En el avión me he quedado dormida y me he levantado babeando encima del hombro del chico sentado a mi lado. Soñaba que era otro.
– En en el aeropuerto de Stansted he cogido un tren que parecía de juguete y tenía wifi. Con él he cruzado prados verdes con ovejas y campos de flores hasta llegar a Cambridge, donde he hecho transbordo para tomar otro tren en dirección al este.
– Los ingleses cuando hablan por el móvil no bajan la voz. “hello sweetheart, how are you?”, he oído que le preguntaba un hombre a su mujer mientras se acomodaba en el asiento. El lunes pasado era  festivo en Reino Unido para compensar el 1 de mayo, que cayó en jueves. El 1 de mayo es el Día del Trabajador y también Mayday, una tradición pagana del norte de Europa para celebrar la primavera.
image
– En cada tren hay un revisor que aparece después de cada parada y controla perfectamente quién eres y a donde vas.  Tener revisor les sale rentable.
-El tren se detiene en pueblos rurales como Attleborough: casas sencillas de ladrillo rojo, con un patio trasero en el que no faltan parterres de flores, una colchoneta elástica y algun muñeco decorativo de plástico. En la estación suben varios adolescentes engominados con las mejillas muy rojas y tatuajes de bulldogs en los brazos. Se bajan en Norwich para salir de fiesta.

 

-Norwich es una ciudad tranquila, con una catedral impresionante del siglo XII y placas conmemorativas en cada calle para recordar su importante pasado industrial y naviero (está rodeada de canales que desembocan en el mar, entre planícies que recuerdan mucho a Holanda, que está justo delante).

-Los ingleses tienen muchos niños, muchos más que aquí. Hay cochecitos y parques infantiles por todas partes. Los niños van más abrigados que sus padres,  insensibes al frío que ellos llaman “tiempo primaveral”. Yo voy con bufanda, ellas sin medias.
-La población británica de provincias tiene un serio problema con los zapatos. Todos los que veo son feos. Al menos no llevan Birkenstock.
-En Great Yarmouth, antigua capital de la industria del arenque y popular lugar de vacaciones hasta que los ingleses descubrieron Benidorm, descubro el placer de la decadencia. Atracciones de feria semi-abandonadas, bares con moqueta roja, bolas de espejos colgadas del techo y anuncios de happy hour, niños montando ponys en círculo por la playa, puestos de souvenirs horteras y locales de fish and chips con decoración setentera.. A los ingleses les encanta el revival, regodearse en el cutrerío  de los 60 y 70s. Detrás del pier se esconde la verdadera Great Yarmouth, una ciudad deprimida, tocada por una crisis que viene de muy atrás, cuando cerraron las fábricas de arenque y centenares de trabajadores se quedaron sin empleo. Muchos son immigrantes, sobretodo portugueses. Hoje há bacalhau com natas,  dice un cartel colgado en la ventana de un pub destartalado. Me asomo por encima de los visillos blancos y veo un grupo de hombres tatuados almorzando alrededor de una mesa. En otra calle, un vecino ha dejado un cochecito de bebé en la puerta con un cartel de “se vende”. El precio: 15 pounds (18 euros). Enesta ciudad  el UKIP, el partido de extrema derecha inglés, tiene bastantes simpatizantes, me comenta Phil, mi anfitrión.

image      image

image     image

– Phil es de Liverpool y se siente un poco fuera de lugar entre los domingueros de GreatYarmouth, pero comerse un plato de fish and chips le hace feliz.  La verdad es que el bacalao está bueno, pero mis últimas esperanzas en la cocina británica se disuelven cuando me dicen que no puedo ponerme ketchup ni en las patatas ni en el pescado. “Sólo vinagre”, me dice Phil, acercándome la vinagrera. “¿Y esto es guacamole?”, pregunto, señalando el puré verde que acompaña el plato. Phil se ríe:  “Sorry, it’s mushy peas”. (Lo siento, es puré de guisantes) .

image

-En Inglaterra la basura se recoje casa por casa, una vez a a semana, lo que provoca un exceso de contenedores en la calle. Delante de cada puerta hay dos contenedores, uno para la  basura normal y otro para la “reciclable” (papel, latas, botellas…). Según su política de reciclaje,  sale más a cuenta clasificar la basura a posteriori que decir a los ciudadanos que la clasifiquen ellos. Quizás tengan razón.
-Para la noche del sábado compré tickets para el concierto de piano número 3 de Beethoven. El concierto era en una iglesia medieval, con wifi, y podías comprarte una cerveza o un vino y tomártelo mientras tocaban. En el intermedio podías saludar a los músicos y charlar con el pianista, un interpréte joven bastante consolidado, nacido en Norwich.
-Phil y mi amiga Moni viven en un pequeño callejón que los repartidores de comida utilizan para entregar los pedidos a los restaurantes por la puerta trasera.  Hoy he visto a los repartidores de patata: cuatro tipos fornidos, con el pelo rapado y tatuajes hasta en las sienes. Daban miedo, pero Moni me ha asegurado que eran muy simpáticos.
-En Norwich he redescubierto el amor. Me he enamorado del hijo de Moni y Phil. Tiene un año y cuando vamos en coche me agarra el dedo y no me lo suelta.  Echo de menos escucharle reir y llorar, aunque sean las 6 de  la mañana.

image

3 thoughts on ““Lo siento, es puré de guisantes”

  1. A.Sandler May 7, 2014 / 10:17 am

    Andrea,
    Et puc assegurar que a Lux el sistema de escombraries és igual,… sóc un fan del teu blog.
    A. Sandler

  2. Monica May 8, 2014 / 11:07 pm

    Gracias Andrea, me he emocionado, de verdad. Besos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s