El americano impasible (y los hombres cobardes)

-Si alguien te preguntara, cuál fue tu experiencia sexual más intensa, ¿qué contestarías?

Sabía muy bien la respuesta a esa pregunta:

-Una vez que estaba en cama, por la mañana, y contemplaba a una mujer vestida con una bata colorada, que se cepillaba el cabello.

-Joe dice que para él fue acostarse con una china y una negra al mismo tiempo.

-Yo también habría pensado eso cuando tenía veinte años.

-Joe tiene cincuenta.

-Me pregunto qué edad mental le habrán asignado durante la guerra.

-¿Era Fuong la muchacha de la bata colorada?

Ojalá no me hubiera hecho esa pregunta.

-No-dije-, una mujer que conocí antes. Cuando dejé a mi mujer.

-¿Qué pasó después?

-La dejé también a ella.

-¿Por qué?

¿Por qué, realmente?

-Porque cuando amamos somos imbéciles-dije-. Me aterraba la idea de perderla. Me parecía verla cambiar; no sé si realmente cambiaba, pero yo no podía seguir soportando la incertidumbre. Me precipité hacia el final, exactamente como un cobarde se precipita hacia el enemigo y se gana una medalla. Quería terminar de una vez con la muerte.

-¿La muerte?

-Era una especie de muerte. Luego, me vine a Asia.

-Y encontraste a Fuong..

-Sí.

-Pero con Fuong no sientes lo mismo ,¿no es cierto?

-Lo mismo, no. Te diré, la otra me amaba. Yo temía perder el amor. Ahora solo temo perder a Fuong.

(De El americano impasible, Graham Greene, Alianza Ed. 1970)FB_IMG_1437210344666

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s