Mañanas Victorianas

Mi momento favorito de la semana es el sábado por la mañana. Sobre todo cuando consigo levantarme un poco tarde (siempre he pensado que dormir es una pérdida de tiempo)  y me quedo remoloneando en pijama con un buen libro y los restos de tostada con mermelada de frambuesa crujiendo todavía entre mis dientes.

Si tuviera pareja, probablemente leería un par de capítulos y después volvería a la cama para seguir remoloneando juntos -sin pijama -hasta la hora de comer, pero como ahora no tengo, me voy a jugar al tenis o a correr. Bueno, lo de correr es un poco una entelequia, porque mi velocidad no superaría a la de uno de esos jubilados con los que me cruzo por la riera de Argentona cazando pájaros si se pusiera a caminar rápido. Mis logros en Strava lo dicen todo, aunque yo me quedo muy tranquila cuando mi prima Ale me dice que “si corres poco a poco” fibras más. De ahí mi culo prieto y mis pantorrillas de Kourni.

Los sábados lejos de casa también me gustan. Hoy me he levantado en Glasgow en casa de unos amigos después de dormir como un lirón. Me ha despertado su hijo Luk, que se entretenía jugando con el Lego en el salón. Luk tiene la varicela y lleva tres días sin ir a la guardería. Irradia felicidad. A nadie con dos neuronas en la cabeza le gusta ir al cole, especialmente si fuera hace frío y en casa tienes una invitada tan guay como An-dre-ia, como me llama él, cuando quiere llamarme la atención y yo le ignoro desde el sofá, embobada frente al ordenador. Ayer dormimos juntos en su habitación, yo en un colchón inflable y él en su camita de Ikea. “No te preocupes, que si se levanta a medianoche vendrá directo a nuestra habitación”, me dijo su madre, tranquilizadora, cuando yo imaginé a Luke levantándome a las seis de la mañana con los bracitos cubiertos de granos para jugar con Mr. Potato.

Pasó algo peor. Sobre las dos de la mañana, noté como un pequeño ser en pijama de cuadros se colaba en mi cama y me robaba el edredón.  Al principio me hizo gracia, pero luego, al descubrir que cada vez que se movía, el colchón inflable se movía como una barca, por poco lo mato. Pasé la noche en vela, imaginando que me contagiaba la varicela – una proporción muy pequeña de la población la pasa dos veces – y que tenía que ir a una boda la semana siguiente con la cara llena de granos. Por motivos que desconozco, entre mis visiones de mi cuerpo lleno de granos se intercalaron desvariaciones  oníricas de un cocinero siciliano amigo mío  preparando platos de macarrones con tomate en su restaurante de Barcelona. Al final desperté a Luke y le ordené que se volviera a su cama. Él obedeció como un zombie, pero a las seis de la mañana regresó para quedarse. Un hombre con las ideas claras.  Un reincidente.

Esta noche Luk ha dormido con sus padres y yo he podido dormir ocho horas. Cuando me he levantado, me esperaba descalzo para jugar al Lego mientras mi amiga preparaba los pancakes del desayuno. Sonaba Van Morrisson y por los ventanales victorianos asomaban las fachadas de ladrillo rojo y las gaviotas sobre el cielo gris. “Well it’s a marvelous night for a moondance, with the stars up above in your eyes…” La letra me ha telentransportado al Central Park en una fría tarde de primavera,  cuando un antiguo novio me cantaba esa canción al oído.  No recuerdo si era sábado, ni si habíamos desayunado pancakes, pero nos escribíamos cartas y nos fundíamos el dinero en horas de vuelo para vernos. “Can  I just have one more romance with you, my love”…  Huele a pancakes y a mantequilla fundida. También hay fresones y café, y un yogur de ruibarbo que compré ayer en Waitroses al salir de clase de yoga en un barrio hípster de Glasgow. Al salir, la profe y una amiga, una señora pelirroja con ojos pequeños de color azul que acababa de volver de un retiro en la India,  me invitaron a café y  cannoli en un restaurante… siciliano.  IMG_20170429_114438.jpg

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s