Vacaciones chinas

Wang HuiZhen tiene 28 años y es profesora de primaria en una escuela pública de Xian, la famosa ciudad de los guerreros de terracota. Ella y su novio llevan unos días viajando por Guizhou, tratando de evitar los pueblos más turísticos, y han terminado en Langde, una pequeña aldea Miao escondida entre arrozales y montañas cubiertas de bambú. “Leímos en Internet que aquí se estaba más tranquilo, el aire era fresco y no llegaban los autocares llenos de turistas (chinos)”, me explica HuiZhen, contenta de practicar el inglés, que lo tenía medio olvidado. HuiZhen creció en Qinghai, a los pies de las montañas del Tibet, y es la pequeña de tres hermanas. Al terminar la escuela se fue a vivir a Xian para estudiar Lengua Inglesa en la universidad, y así conoció a TongZheng, su novio, que era un amigo de su mejor amiga, y con quién se casará el año que viene. “Él es un hombre libre, tiene su propio negocio, así que siempre está esperando a que yo tenga vacaciones para poder viajar”, me explica. “Por suerte, soy maestra y en verano tengo dos meses de vacaciones”, añade. Su salario mensual como maestra de escuela pública es de 3000 RMB mensuales, unos 380 euros al mes. Sabe que es poco, pero “es la vida que he elegido tener”, me dice. Antes de ser profesora, HuiZhen trabajó en un banco en su ciudad natal, en Qinghai. Si se hubiera quedado en el banco seguro que ahora ganaría más, me dice, pero decidió mudarse a Xian por amor y buscar un nuevo empleo. Está contenta con lo que tiene. “Me gusta tener una vida ordinaria”, dice, sonriendo, aunque “admiro la gente en América y Europa que persigue sus sueños. Aquí en China todavía somos muy tradicionales”. Quizás Huizhen no sea muy ambiciosa, pero sus ojos oscuros destellan energía y curiosidad. “Zhen y yo tenemos un plan: antes de los 35 viajaremos por toda China, y después de los 35 descubriremos el mundo”, me explica por la noche, mientras cenamos todos juntos. Han pedido una cazuelita de pescado de río cocinado en salsa picante y me fascina ver cómo logra separar la carne blanca de las espinas. Su novio me explica entre risas que es una glotona. “Es verdad, a mi me encanta comer, en casa es siempre Zheng quién cocina”.

Advertisements

One thought on “Vacaciones chinas

  1. Esteban10 July 15, 2018 / 6:39 pm

    interesantes escritos. Suspiraria por conocer LANGDE
    Como siempre tus viajes son aprovechados tres veces mas que los que hace el resto de la humanidad!!! Sigue tus vivencias a tope

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s